La Moqueta Verde


El peligro de la (in)movilidad social

En tiempos de paz, cada generación se hace un poco más rica que la generación de sus padres, debido a la tendencia general de crecimiento de todas las economías. Y esto es especialmente cierto en períodos intensos de desarrollo como los que vivió nuestro país desde 1950 a la actualidad. Pero mucha gente tendrá la sensación de que, aunque todo cambie en términos de riqueza general, nada cambió realmente en términos de quién es el jefe y quién el empleado.

Sabíamos que existen países (Dinamarca) donde el hecho de nacer en una familia pobre no te condena a serlo el resto de tu vida, pues en tu camino se te abrirán muchas oportunidades de estudiar y progresar. Y que también, de modo opuesto, existen países (Estados Unidos) donde la movilidad social es más bien escasa, pese al mito existente de que con esfuerzo y talento uno puede pasar de botones a presidente de la empresa. El peso de los contactos, de con quién te tocó estudiar en clase, de si el lenguaje adquirido en tu barrio difiere mucho del de la clase adinerada: este tipo de cuestiones influyen decisivamente en las posibilidades de movilidad ascendente de los estudiantes brillantes de origen humilde.

En la tabla inferior, podemos ver como la movilidad social difiere mucho entre los países avanzados, tanto por razones culturales como por el nivel de desarrollo del Estado de bienestar. España es un país de movilidad intermedia, situada entre Francia y Alemania, pero lejos del paraíso escandinavo de la igualdad de oportunidades. Y la comparación más extrema existe entre los países anglosajones, donde las probabilidades de nacer en una familia pobre (o rico) y seguir siéndolo toda la vida son muy elevadas, y los países escandinavos y Canadá, donde existe mucha más movilidad social.

Pero como apunta Ezra Klein, existen estudios mucho más preocupantes. Éstos señalan que, si bien es cierto que cada nueva generación es más rica que la anterior, la riqueza se está repartiendo cada vez más desigualmente. Así los hijos de las familias más ricas incrementan su riqueza en un 52% respecto a sus padres, mientras que la prole de las familias más humildes solo consigue un incremento del 18%. En el largo plazo, esta diferencia aumenta rápidamente la desigualdad social y la distancia entre ricos y pobres.

Existen múltiples explicaciones para este fenómeno, pero la principal tiene que ver con la transición de nuestras economías desde un modelo industrial al post-industrialismo donde las operaciones y acceso al mercado financiero y bursátil rinden mucho más que el fruto del trabajo en la fábrica o la oficina.

Y como apunta en tono pesimista David Leonhart, el secreto de la movilidad social no consiste tan siquiera en que "una persona excepcionalmente talentosa se aprovechara de las oportunidades que fue encontrando", sino que "una persona con talento encontró oportunidades excepcionales". Por eso es importante que los gobiernos desarrollen las políticas públicas adecuadas para que los estudiantes con talento y ganas de trabajar encuentren frecuentemente esas oportunidades que les recompensen por su gran esfuerzo.

Canadá o Dinamarca son un ejemplo de que es posible. Estados Unidos, no.

Etiquetas: , ,

AddThis Social Bookmark Button

2 Respuestas a “El peligro de la (in)movilidad social”

  1. # Blogger Rubén

    Buen post! aunque me he quedado con las ganas de saber algo más de las "políticas públicas adecuadas para que los estudiantes con talento y ganas de trabajar encuentren frecuentemente esas oportunidades que les recompensen por su gran esfuerzo."

    Por otra parte, creo que sería interesante estimar las pérdidas que se producen en una economía por la inmovilidad social. Es decir, hay gente con talento que no desarrolla su potencial mientras que otra, por su linaje, acaba recibiendo oportunidades que tal vez no sea capaz de exprimir al 100%. Debido a que el fenómeno es bastante frecuente (en UK el 50%) incluso podríamos estar hablando de un porcentaje importante (décimas..) del PIB,no crees??

    Un saludo!  

  2. # Blogger Ender

    En respuesta a Rubén: quizá te interese consultar este artículo de Félix Ovejero, donde aporta algunos argumentos para defender que la igualdad de oportunidades es eficaz para la sociedad:

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/igualdad/oportunidades/eficaz/elpepiopi/20081031elpepiopi_4/Tes

    Faltarían, eso sí, algunas cifras para estimar las pérdidas debidas a la inmovilidad social, como tú mismo reclamas.

    Un saludo.  

Publicar un comentario



Siguenos también en   ADN.es

Sí, ministro


online

Comentarios Recientes

Ciencias Sociales



© 2008 La Moqueta Verde | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written Juan March Institute | Check your Email


hoy nos visita...