La Moqueta Verde


El Juego del Ultimátum y la Política


Un estudio resumido en The Economist ha descubierto que algunos principios de la economía (los seres humanos no son envidiosos) flaquean demasiado. Toma a un grupo de hombres y pónlos a jugar en parejas al juego del ultimátum. El juego consiste en poner una cantidad de dinero (digamos 100€) y un jugador decide un reparto y el segundo decide si lo acepta. Si no lo acepta, ninguno se lleva nada.

De acuerdo a la economía clásica, el segundo jugador siempre aceptaría, por miserable que fuera la cantidad que el primer jugador le ofreciera. Otra opción sería irracional. Esto no sería así, dicen los nuevos economistas, si el juego se repitiera en el tiempo: el jugador dos siempre tendría la opción de mantener una posición más dura de cara a conseguir mejores repartos en el futuro. Y así la supuesta decisión irracional no sería más que un componente de una estrategia negociadora.

Pues bien, el hallazgo de este estudio (que puso a los jugadores a jugar en un sólo turno, donde el primero debía escoger entre un reparto equitativo para el segundo, 55€, u otro tremendamente injusto, 5€, y el segundo aceptar o no) es que la testosterona importa: muestras de saliva de los jugadores mostraron que aquellos con mayor cantidad de testosterona mostraban una actitud más agresiva a la hora de rechazar repartos injustos. Recordad que no podía deberse a una estrategia negociadora porque se jugaba solo un turno y no había futuro.

Según el The Economist tal vez esa sea una decisión también racional, no una reacción biológica irracional, en el sentido de que al final el dinero no es más que un instrumento para obtener estatus social y poder, y por tanto que el dinero importa sobre todo en términos relativos ("prefiero que él no me saque 95€ por delante, aunque yo gane 5€ respecto a mi situación inicial"). Al final, el estatus incrementa las posibilidades reproductivas en el grupo, y la expansión del gen egoísta dawkinsiano.

Llevado a la política, se entienden mejor los conflictos que estalla(rá)n en países donde hay un gran crecimiento pero el grado de redistribución es bajo (¿China?). Habría también que ver si la distribución de testosterona es normal entre la población, y entre sexos, y qué implicaciones tendría este hallazgo.

Etiquetas: , , , ,

AddThis Social Bookmark Button

10 Respuestas a “El Juego del Ultimátum y la Política”

  1. # Blogger Lluis

    Está bien esta relación entre rechazo de la oferta y testosterona porque a priori yo hubiese dicho que los que rechazan es por un principio de justicia o equidad y un "deber" de castigar a los gorrones.

    A mi si me ofrecieran 5 de 100 creo que me tomaría el gustazo de castigar a ese @!!##!! gorrón privándole de 95. Tendré que mirar mis niveles de testosterona...  

  2. # Blogger Lluis

    Por cierto, increíble foto! ¿conoces al autor flickero?  

  3. # Blogger Alex Guerrero

    Un chico sueco que hace fotos que me encantan. Sigue el enlace y encuentras su profile.  

  4. # Blogger Laia

    hola chicos, que interesante! precisamente hace una semana Stathis y yo hicimos jugar al ultimatum a nuestros estudiantes en Olympia. y encontramos cosas interesantes (mas que nada relativas a la cooperacion interetnica, ya que no pudimos tomar muestras de saliva).
    el hecho es que se ve que en el pasado reciente unos biologos habian encontrado ya que al rechazar ofertas injustas se activaba la parte del cerebro que regula el placer. es decir, al "impartir justicia" se experimentaba cierto placer.
    lo de la testosterona es la primera vez que lo oigo.
    super interesante!!!  

  5. # Blogger Alex Guerrero

    Del resumen del Economist no se puede saber mucho más, pero puede que tengáis razón Laia. Puede (porque las muestras de saliva se tomaban AL FINAL) que el impartir justicia genere ese placer y dispare los niveles de testosterona por el placer recibido. ¡¡NECESITAMOS UN BIOLOGO EN LA MOQUETA YA!! (Y un neurólogo, de paso) :P  

  6. # Blogger Laia

    pues si, realmente puede ser esto! algun biologo nos estara leyendo (tengo un par de amigos que lo son y se que nos leen), asi que espero que hagan su contribucion!!!  

  7. # Anonymous Biologo de mesita de noche

    Hola Laia, and co.

    Aunque no tengo mucha idea de neurobio. voy a meter un poco de info adicional (cosas que me suenan de la carrera), no es mi especialidad así que ya me perdonareis por la vaguedad.

    En general hay muchos núcleos cerebrales que intervienen en el placer, el hipotàlamo, la amígdala (del cerebro), y otros. De ahi hay conexiones con la hipófisis (glándula pituitaria). En el hipotálamo entre otras, se produce la hormona gonadotropina. Esta, downstream, activa la secreción de FSH y LH, hormonas que en los testículos intervienen en la producción "local" de testosterona.

    Así pues, hay una cierta relación placer-testosterona.
    Pero la Testosterona tiene múltiples funciones y conexiones.

    De otro lado hay que precisar (lo hago en el siguiente post) varias cosas.  

  8. # Anonymous el de antes

    Precisemos:

    1- Hace tiempo que se habla de una especie de asociación determinista Testosterona-Agresividad

    2- Dawkins ha hecho mucho daño a la biología

    3- Nada es tan simple cómo parece

    Digo esto porque es muy fácil caer en la trampa de Dawkins y de los deterministas a ultranza. "Tienes mucha testosterona ergo eres un tipo agresivo en potencia." "Te cargas a tu vecino o te eligen presidente de US y declaras la guerra a Iraq y no pasa nada, pues estaba en tus genes y actuas por el bien de la especie"

    Supongo que nos entendemos.

    Yo no creo que la infidelidad sea una reminiscencia biológica sobre la manera de perpetuar la espécie sin "coste" o la fidelidad una estrategia para garantizar la paternidad y la transmisión de "tus "genes.

    Etc...

    Hay mucha especulación, pero en la cultura humana, creed lo principal: hace más el haber visto de pequeño "La bola de cristal" o "The young ones" en lugar de leer la Bíblia que el tener una mutación o otra.  

  9. # Anonymous el de la mesita

    Para finalizar expliquemos (o intentemoslo) el fenómeno:

    Hecho- Los que se mostraban más agresivos en la negociación (rechazando las migajas) tenian más testosterona en la saliva.

    no es nada extraño si tenemos en cuenta que hay evidencias de relación agresividad-secreción de testosterona

    aunque posiblemente esto no tenga una relación directa con el decidir una cosa o otra

    un buen control sería inyectar testosterona a algunos individuos de manera exógena y ver si eso modifica su comportamiento o decisión

    aunque eso no creo que sea muy bien visto por la protectora de animales... humanos.  

  10. # Blogger Laia

    moltes gracies per la contribucio, bioleg de tauleta de nit!!!;)  

Publicar un comentario



Siguenos también en   ADN.es

Sí, ministro


online

Comentarios Recientes

Ciencias Sociales



© 2008 La Moqueta Verde | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written Juan March Institute | Check your Email


hoy nos visita...