La Moqueta Verde


Eurovisión. ¿Algo más que música?

El festival de Eurovisión esconde patrones de comportamiento que van más allá del puro gusto (o disgusto) musical. Este año, con la aparición del rompedor Chiki Chiki, el festival ha hecho un poco más de revuelo entre las clases progres españolas, las que no acostumbran a seguir este tipo de programación televisiva, y quizás por ello la que escribe este post ha prestado un poco más de atención al acontecimiento en cuestión. Por defecto de profesión no he podido dejar de tomar algunas notas mentales sobre el festival, que me apetecía compartir con los ávidos lectores de La Moqueta.

1. El brikindance

Rodolfo Chikilicuatre hizo una adaptación de su canción que decepcionó a aquellos que le habíamos admirado por su inicial frikismo y lo que representaba a nivel de sátira del festival en si mismo. La aparición del hombre rodeado de seis o siete muchachas mostrando los jamones, y la armonización de la canción –que dejó de ser un reaggeton para ser una mezcla de pop y reaggeton- le hicieron perder mucho encanto. Me sorprende todavía que obtuviese los 16 puntos que sacó.

2. El maikelyakson

El inglés se impone cada vez más como lengua de composición en el Festival. Qué es lo que distingue al cantante de Russia y a la de Grecia? Casi nada, salvo que algunos cantan con algo más de acento que otros (por ejemplo, la chica Noruega). Las canciones, de hecho, son casi todas iguales: con unas letras incomprensibles (por lo absurdas que son), con unas melodías repetitivas y prácticamente indistinguibles las unas de las otras, con unas coreografias de lo más cursi, a base de luces, chicas florero, y saltos al más puro estilo “cheerleader”.

3.El cruzadito

Pero el machismo del festival parece que es algo más que un elemento implícito en las coreografías de las canciones y en la vestimenta de las cantantes. En el caso particular del locutor de Radio Televisión Española, que cubría la retransmission de TV1, su nivel de incorrectismo era insultante: mencionaba de forma repetitiva la belleza de algunas cantantes como factor a tener en cuenta en las votaciones (como la chica de Armenia), y también la belleza o no belleza de las presentadoras de otros países (comentarios como: “Anda, guapa, como te has puesto”, “Venga, dinos los resultados, con lo bella que eres”). Es increíble que nadie haya dicho nada al respecto, en un país donde parece que ahora somos de lo más igualitarios. En Estados Unidos a este hombre se le hubiese apartado del micrófono en el minuto dos de la retransmisión. La verdad es que yo tuve que quitar el volumen del televisor por no ponerme más que furiosa.

4.El contadó

Lo más emocionante del festival son las votaciones. Es muy interesante ver que en la mayoría de casos, la música es lo que menos cuenta a la hora de establecer las votaciones. Factores geográficos o políticos como “vecinaje” (como España y Portugal), “ex-colonia” (como las antigas repúblicas soviéticas con Russia), “sub-región económica y cultural” (como países escandinavos), “emisión-recepción de inmigrantes” (como Turquía y Alemania) parecen ser mucho más importantes. Ahora bien, pasan cosas muy sorprendentes como los Serbios votando a los Bosnios y a los Croatos, y viceversa, Montenegreo votando a Serbia en primer lugar…¿qué puede explicar esto último? Quizás el voto de los inmigrantes, no sé, pero es en todo caso bastante contraintuitivo. El hecho es que la victoria de Russia y Ucrania sobre Grecia pierde un poco de gracia si se tiene en cuenta que ambos países recibieron la mayoría de los votos de los países del Este, y que Grecia no tiene tantas ex-colonias recientes de las que poder sacar votos "fáciles".

Finalmente, algunos apuntes finales:

•Parece que los franceses son los únicos que se resisten a utilizar el inglés como lengua vehicular en el festival. De todos los presentadores locales, sólo el de París hablo en su lengua nativa –y la presentadora Serbia hizo la traducción simultánea al inglés.

•Las nuevas tecnologías parecen favorecer la participación ciudadana al festival. Casi 9 Miliones de espectadores han participado este año (según datos de Eurovision.tv), siendo ya mayor el número de SMS que el de llamadas telefónicas. En el gráfico siguiente podéis ver la evolución de la “participación desde 2004”).



•Y, a modo de clausura, pinchad aquí para ver los resultados de las votaciones finales de este año. Pinchad aquí para ver la versión original del Chiki Chiki, la auténtica, sin destilar.

· Ah, sí, y lo mejor de todo, la viñeta de Forges de ayer en El Pais:

Etiquetas: , ,

AddThis Social Bookmark Button

13 Respuestas a “Eurovisión. ¿Algo más que música?”

  1. # Blogger Josu

    Sobre los votos entre países vecinos, pero a veces no tan amigos: aparte de la emigración (véanse los 12 puntos de España a Rumanía), mi hipótesis es que, gracias a que las zonas de cobertura de las compañías móviles no son perfectamente coincidentes con las fronteras (técnicamente imposible, claro), un montón de serbios que viven cerca de Bosnia o de Croacia votan por SMS a través de las compañías de esos países a su propio cantante.

    Lo mismo para los votos de Portugal a España: ¿no pesarán bastante españoles que votan desde Huelva, Badajoz o Pontevedra? Y al revés, claro.  

  2. # Anonymous Anónimo

    Me hace gracia que digas que el inglés se esta comiendo al resto de lenguas europeas en Eurovisión y luego pongas Russia en vez de Rusia. Un saludo (va sin maldad el comentario).  

  3. # Anonymous Jorge Dioni

    Dices "Parece que los franceses son los únicos que se resisten a utilizar el inglés como lengua vehicular en el festival".
    Las lenguas oficiales son inglés y francés: United Kingdom, ten points, le wuaionimí, dix puants(sic). Supongo que el señor belga no lo usó por la tensión nacional propia.

    Te recomiendo el gráfico publicado por Público el pasado sábado y tener en cuenta que, por ejemplo, en los países de la ex Yugoslavia hay minorías recíprocas y han recuperado sus relaciones (por ejemplo tienen varias competiciones regionales deportivas conjuntas).

    Un saludo  

  4. # Blogger Laia

    Josu, gracias por el comentario: tu hipótesis es ciertamente interesante. Estaría bien poder validarla empíricamente.
    Anónimo, disculpa por lo de Russia en vez de Rusia. Imagino que tengo interferencias anglicatalanas:)
    Jorge Dioni, sí, si a mi me parece muy bien que los franceses sigan utilizando su lengua, pero como dices podría haber otros países que la utilizasen, no? Bélgica, Andorra, e incluso España.
    Por lo que respecta a los Balcanos, me parece que la existencia de competiciones regionales deportivas conjuntas no es un indicador muy fiable del nivel de estima recíproca. La hipótesis de las minorías o incluso la de Josu me parece mucho más convincente.  

  5. # OpenID Geógrafo Subjetivo

    Sobre las votaciones se os escapado los perfines del sistema. Os dejo un elacito a mi blog por si os interesa:

    http://geografosubjetivo.wordpress.com/2008/05/26/sistema-electoral-y-eurovision/  

  6. # Blogger Enric Tomàs

    Me ha gustado el post. Sobre lo de los votos en los Balcanes, puede ser que lo que dice Josu sea cierto, y las zonas de cobertura de los móviles sea distinta de las fronteras geográficas. Sin embrago, creo que en esta zona la explicación es más fácil y puede responder a los movimientos migratorios provocados tras la guerra de los 90 en la antigua Yugoslavia. Muchas de las minorías que fueron expulsadas de sus tierras a países vecinos no han vuelto a casa (algunos, de hecho, ni tienen ya su casa).

    Por otro lado, los franceses se niegan a aceptar que su idioma ya no es vehicular. Es la 'grandeur' francesa.  

  7. # Blogger Augie March

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.  

  8. # Anonymous Whitard

    Bueno, a mí me parece bastante lógico que Uribarri adivine todos los votos.

    La propensión al voto de un inmigrante es inmensamente superior a la de un nativo. Además, entre los nativos se da un factor de dispersión del voto... Hoy estoy un poco obsesionado con Mancur Olson, pero esto me parece "lógica de acción colectiva" pura y dura.

    En cualquier caso siempre resulta sorprendente ver a Estonia votando a Rusia, Montenegro a Serbia...

    A todo esto, si el fulano ese que fue con España representa a los progres, yo me vuelvo a la caverna. Una cosa es ser original (como el de La Casa Azul) y otra hacer el idiota en un escenario.  

  9. # Anonymous Geógrafo Subjetivo

    A mí no me sorprende nada que Estonia vote a Rusia. Estonia tiene poco más de un millón trescientos mil habitante, de los cuales seis ciento mil son rusos a los que se le niega la nacionalidad estonia y si la quieren tienen que demostrar que saben el idioma y examinarse, por más que lleven generaciones viviendo allí. Me imagino el gustazo que se dan estos ruso-estones al ver que el país que no les quiere vota a Rusia.  

  10. # Blogger Laia

    lo de la harmonía es por influencia del latín, disculpad amigos ;)

    Ahora en serio, lo de tener el word en inglés implica algunos errores ortográficos involuntarios. Veo que también se me puso emission en vez de emisión...fue sin darme cuenta. La próxima vez prometo asegurarme de poner bien el idioma en el editor de textos...  

  11. # Blogger Alex Guerrero

    Yo estoy con Whitard. El tonti-pop de La Casa Azul le daba mil vueltas al Chikilicuatre.

    Y si no, vean este video  

  12. # Anonymous Anónimo

    Posmodernidad comprimida en un espectáculo posmoderno de unas tres horas.  

  13. # Blogger A.Orte

    Uribarri sabe los votos porque aparecen en pantalla antes que el presentador/a los diga. Por eso acierta siempre desde hace unos años. Con todo, hay un elemento adicional aparte del voto contaminado por las compañías de móvil y es el efecto Skype. Se rumorea que muchos rusos lo usaron para votar.  

Publicar un comentario



Siguenos también en   ADN.es

Sí, ministro


online

Comentarios Recientes

Ciencias Sociales



© 2008 La Moqueta Verde | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written Juan March Institute | Check your Email


hoy nos visita...