La Moqueta Verde


Los que periódicamente seguimos las evaluaciones del los ministros ofrecidos por el CIS llevamos tiempo dándonos cuenta de que las ministras suelen ser peor valoradas que los ministros. La tabla que os adjunto deja claro que tanto en el gobierno de Aznar como el de Zapatero las posiciones más bajas siempre se reservan a las mujeres. Hay excepciones, claro. Los desatinos del ministro Moratinos le han merecido colocarse como ministro peor valorado. Lo mismo ocurrió con Álvarez-Cascos. En cambio, mujeres energéticas y con carácter como Loyola o De la Vega consiguieron evitar las malas notas que suelen tener las mujeres.

Siempre he tenido curiosidad por saber si este sesgo favorable a los políticos masculinos se debe a actitudes sexistas del electorado –especialmente del masculino- o se debe a su peor competencia como políticos. Ambas explicaciones me parecen igual de plausibles. Por un lado, nadie duda que en España y en otros países sigue existiendo actitudes de discriminación hacia la mujer en cuestiones laborales, sobretodo de tipo directivo o político. Por otro lado, el ratio entre oferta y demanda de puestos para ministra es mayor que para ministros. Un presidente tiene un catálogo de opciones para ministra mucho menor que para ministro.

¿Cómo buscar evidencia que apoye una de las dos visiones? Pues la verdad es que me resulta difícil buscar una buena estrategia. Por el momento, a espera mejores recomendaciones, he buscado dos implicaciones empíricas que validarían que las peores notas de las mujeres se deben a actitudes sexistas.
1-deberíamos esperar que los hombres tengan un mayor sesgo negativo hacia las ministras que las mujeres.
2-La valoración de las mujeres debería empeorar con la edad y mejorar con los estudios. Con esto asumo que las nuevas generaciones y la gente más educada tienden a mostrar más valores de igualdad de entre hombres y mujeres.



(las estrellitas quiere decir que hay un efecto estadístico de edad-estudios o sexo sobre la valoración del gobierno. Lo controlé por recuerdo de voto como proxy de identificación partidista, pero no lo incluyó en la tabla).


Los resultados no parecen encontrar de forma sistemática los dos puntos anteriores. La edad y sexo nunca afectan a la valoración de las ministras de la forma que comentábamos en el punto 2. Y en la mayoría de los casos no ocurre tampoco el primer punto. Hombres y mujeres suelen tener la misma valoración de las ministras excepto en el caso de De la Vega y Narbona (y en menor medida Trujillo). En estos dos o tres casos si encontramos que las mujeres puntúan a las ministras con notas más altas que los hombres.




En general, pues, esta primera exploración no parece sostener de forma clara que las ministras son víctimas de discriminación sexista cuando se les evalúa. Pero también podría ser que todos (desde los más metrosexuales hasta los más Torrentes) esperemos de un político rasgos más propios del hombre. Hoy día, la política está hecha a imagen y semejanza de los hombres. Nos hemos acostumbrado a evaluar a un “buen político” siguiendo patrones masculinos. Lo escribía muy bien la periodista Yolanda Monge el pasado domingo en El País hablando de Hillary Clinton: “Dicen quienes la analizan, y ni son escasos ni llevan pocos años haciéndolo, que su imagen de persona fría y calculadora- que resultaría perjudicial para un político masculino- puede ser uno de sus principales activos, si finalmente el partido le concede en las primarias añadir a su nombre una cifra: 2008. Como princesa de hielo, nombre adjudicado por el humorista Jay Leno, tendría terreno ganado en un mundo de hombres, ya que el público no vería en ella a un ser emocional, sino a un ser humano más duro de lo que la "sabiduría convencional" concede que puede ser una mujer”.Es posible que nuestras ministras no sean unas petardas; quizás simplemente se las juzga siguiendo unos estándares que les son desfavorables.

Etiquetas:

AddThis Social Bookmark Button

10 Respuestas a “Política y género: ¿pésimas ministras o víctimas de discriminación sexista?”

  1. # Blogger Álex Vidal

    Esto, Lluís, el DeLaVogue de la primera tabla, ¿es cosa tuya? :D

    Pues la sensación es que sigue habiendo discriminación, y que será muy difícil ver a una ministra de un ministerio importante (quitando excepciones penosas como Ana de Palacio en Exteriores). ¿Para cuándo Interior -como Tura en Catalunya-, Hacienda o Industria?  

  2. # Blogger Alex Guerrero

    "Ha sido la política española que más alto ha llegado en Europa y fue en el año 2004 una de las mujeres más poderosas del mundo según la lista Forbes."

    (entrada en la Wikipedia a Loyola de Palacio)

    Sospecho que las notas también tienen un par de sesgos que igual no consideras: conocimiento y tipo de ministerio.

    Pon a un hombre en Vivienda y veamos si consigue una mejor nota (aunque puede haber un efecto estadístico por el hecho de ser hombre, con lo que se confirmaría tu hipótesis).

    Por otro lado, sería curioso ver cómo es la dispersión de las notas por voto.

    En fin, lo dejamos para further research.

    Buen post, Lluís.  

  3. # Blogger Lluis

    Perdon por "DelaVogue", lo tengo tan interiorizado que se me escapa a veces...

    Es decir, el tipo de ministerio condiciona la nota. Esto efectivamente podría ser una explicación. Deberíamos mirar si en gobiernos con menos mujeres estas carteras tienen sistemáticamente peores notas.
    Pero si fuera cierto, las malas notas no se deberían a actitudes sexistas de los votantes (empiricamente no encuentro mucha evidencia de ello) sino como decia alex vidal por el sexismo de los partidos políticos que no las colocan en ministerios de peso. Es una posibilidad que me gusta... además le ehcamos la culpa a los políticos, que siempre tiene un efecto terapeutico.

    Por lo del conocimiento... es decir, lo que dices es que a las ministras (por su cartera) se las conoce menos y esa submuestra que queda de informados está sistemáticamente sesgada en contra de las mujeres. ¿por qué?  

  4. # Blogger Alex Guerrero

    Sí, la verdad es que mi razonamiento es bastante absurdo.

    Pero me gusta la idea de que el sesgo de selección es previo: te damos un ministerio poco relevante por ser mujer, pero esto a la vez te genera el problema de que has de hacerte mucho autobombo (vivienda), que a veces es superdañino (planes de vivienda), para salir en el telediario.

    Ergo, mala nota. Y todo por los incentivos distintos que tienes frente a, pongamos, Trujillo como ministra de economía....

    (ahora analizad la reacción mental que habéis tenido al leer Trujillo y ministra de economía en la misma frase). ;)  

  5. # Blogger Jorge Galindo

    El ministerio concreto podría condicionar pero tal vez más referido a la coyuntura del momento de la encuesta. Por ejemplo, Exteriores en 2003 seguramente tendría una valoración considerablemente menor que en 2005. Y así.

    Respecto a la valoración en función de lo que se espera o se supone que un ministro ha de ser, sería realmente interesante hacer un trabajo de encuesta en ese sentido, con escalas de atributos, y luego compararlo con los atributos que normalmente se le atribuyen al hombre o a la mujer, realizando el análisis en función del género. Así podría comprobarse tu interesante hipótesis.  

  6. # Blogger Alex Guerrero

    Jorge, no le digas esas cosas tan bonitas a Lluis que se te pone tontorrón y te escribe un paper ya mismo. ;)  

  7. # Blogger Jorge Galindo

    Anda, nunca te acostarás sin saber una cosa más. He tenido que recurrir a Google para saber qué era un paper, palabra que nunca había oído ni leído en mi entorno académico. Y yo toda mi vida llamándolo ensayo...  

  8. # Blogger Alex Guerrero

    Perdón, son corrupciones derivadas de esa lengua bárbara que nos invade. :S  

  9. # Blogger Jorge Galindo

    Pero Wikipedia (porque al fin y al cabo Google me ha mandao ahí) nos ayuda en la lucha/integración ^^. Para consultas rápidas sobre términos no RAEizados como esta, no sé cómo podía resolverlo antes, la verdad... en fin, dependencia tecnológica.

    Quería añadir una cosa: a mí estas encuestas siempre me han parecido un poco graciosas, en el sentido de que muchos ministros son simple y llanamente desconocidos. Llama la atención cómo los más valorados, además de ser hombres, son también probablemente los más conocidos. ¿Son los mejor valorados por ser los que más aparecen en los medios? Uf, tal y como tratan algunos medios (muchos) a la clase política, decir esto sería arriesgado. En todo caso, ahí está.

    Eso nos lleva a pensar en la imagen que los medios construyen de los ministros (en lo que también el género influirá), y la que se construyen los ciudadanos a través de los mismos, lo cual sería, probablemente, complejo en exceso para los réditos que podría reportar a la pregunta que planteas en el post. Pero bueno, nunca está de más reseñarlo.  

  10. # Blogger Laia

    no creo que los hombres tengan necesariamente actitudes más machistas que las mujeres. de hecho, ya sabemos que muchas veces las mujeres mismas perpetúan los cánones que las mantienen en una situación de "dominación". si bien me parece una estupenda estrategia inicial, yo la mejoraría con algo con alguna medida como la que sugiere Jorge.
    felicidades por el post.  

Publicar un comentario



Siguenos también en   ADN.es

Sí, ministro


online

Comentarios Recientes

Ciencias Sociales



© 2008 La Moqueta Verde | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written Juan March Institute | Check your Email


hoy nos visita...