La Moqueta Verde


El hundimiento de la democracia en México: Entendiendo el Proceso

Esta noche ha sido el último capítulo de la defunción de la democracia mexicana: los diputados del partido ganador (PAN) y los del PRD a golpes para evitar que Felipe Calderón diera su discurso de investidura y se proclamara presidente electo. Ha habido varios diputados heridos.


Pero pongámonos en contexto:

El PAN (centro derecha, 206 diputados) es el partido con más diputadosen la cámara. Le sigue el PRD (izquierda, 127 dip) y el otrora todopoderoso PRI (centroizquierda, 106 dip). Los tres suman 439 diputados (88%). El resto hasta 500 se lo reparten formaciones minoritarias. El PAN necesitará alianzas para poder pasar gran parte de su legislación, pese al carácter presidencialista de la democracia mexicana.

En las elecciones generales de este año, además de los 500 diputados, se elegían 128 senadores y al presidente de la república, por un periodo de 6 años y sin posibilidad de reelección. Calderón batió al exalcalde de México DF, López Obrador, y al resto de rivales.

El margen fue realmente estrecho. De 300.000 votos sobre un total de 41 millones de votantes (es decir, de sólo un o'58%). Felipe Calderón fue respaldado por un 35,89% mientras que López Obrador obtuvo un 35,31%. De ahí que los Perredistas estén tan molestos con el resultado, denunciando desde el principio manipulación por parte del PAN del recuento (dado que era el partido en el gobierno). La Corte Suprema recontó y desestimó las acusaciones del PRD. Aún así, López Obrador continuó su proceso de deslegitimación de los resultados, hasta el punto de proclamarse la semana pasada legítimo presidente de México, y formar un gobierno en la sombra.

Para añadir más carbón al fuego, durante el conteo se observó el típico sesgo que se produce en muchas democracias: que la distribución de votantes no es homogénea al tamaño de las circunscripciones, y las de mesas pequeñas tienden a ofrecer resultados más rápidamente, no siendo extrapolable el resultado al 30%, por ejemplo, con el resultado final. Esto lo cuenta muy bien Josu Mezo en su blog. Pero es que en el caso mexicano esta situación era extrema, como se observa en la gráfica (que diría Rodrigo Rato).

Los observadores de la UE también añadieron leña al asunto, y afirmaron que las elecciones fueron limpias, pero sería bueno que en el futuro México se uniera a los países con doble vuelta, a fin de que estas situaciones tan ajustadas no se repitieran. ¿De veras ese es un mensaje para tranquilizar a nadie?

En estas tenemos un proceso político deslegitimado severamente por una de las partes, que considera que hubo 'trampas', y no acepta el resultado. Lista una serie de argumentos más o menos convincentes para desconfiar. Organiza un gobierno en la sombra. Irrumpe con violencia en el proceso político. Desconfía de las instituciones.

Es sorprendente que, en todo este proceso, el único sensato esté siendo el PRI, que tiene muchos visos de cosechar diputados cuando se renueve la cámara baja en 3 años.

Sabíamos desde Linz (1990, 1994) que el presidencialismo -en especial en Latinoamérica- tenía un efecto nocivo sobre el funcionamiento democrático. Y en este caso, el "premio" de alcanzar la presidencia -comparado con ser relevantes en el parlamento- ha sido tan importante para el PRD, porque es muy valioso, que no les ha importado nada romper la clave przeworskiana de la democracia: la aceptación de los resultados. Sin ello, la democracia no existe. Simplemente. Pues es el prerrequisito más básico. Las democracias presidenciales tienden a morir más fácilmente: “the probability that a presidential democracy will die during any particular year is 0.0477, and the probability that a parliamentary democracy will die is 0.0138.” (Przeworski 2000). También Munck (2005) trata las estrategias típicas que estas democracias tienen para quitarse de encima a presidentes ilegítimos, pero el punto e que parece que la estrategia del PRD se escapa a las posibilidades de solucionar crisis mediante votos de confianza (a la Boliviana con Mesa) u otros mecanismos ya establecidos en la constitución mexicana. Recordemos que el PAN es un gobierno en minoría.

Pero en lugar de los cauces oficiales, ni tan siquiera se permite al elegido ser proclamado presidente, y a continuación, proponer contra el una moción de censura/confianza. Esto, simplemente, deslegitima toda la posición de la izquierda mexicana, que se acaba de pegar un tiro en cada pierna y deslegitimado para mucho tiempo como una alternativa democrática.

Las encuestas dicen exactamente eso: sólo el 26% apoya la estrategia del PRD, y el 64% está en contra. Mucho menos de lo que obtuvo en las elecciones.

(Perdonad el rollo)

Etiquetas: ,

AddThis Social Bookmark Button

4 Respuestas a “El hundimiento de la democracia en México: Entendiendo el Proceso”

  1. # Blogger Lluis

    Ostras impresionante alex que Lopez Obrador fuera presidente hasta el 98 o 99 % escrutado!! y que en el 80% ganara por casi dos puntos. Increible. Ahora entiendo su tremenda decepcion. Seguramente ya había abierto cava e incluso el champaign del bueno para celebrarlo.

    De todas formas imagino que ahora ya esta haciendo un poco el ridículo. Si las encuestas dicen que López Obrador está ahora lejos de ser el candidato preferido, lo más lógico es que deje el tema de una vez. Imagino que ahora ya cuanto más ruido haga más deterioro de su imagen (no?)  

  2. # Anonymous Tremebundo

    Un sistema donde una de las partes se lleva TODO el gato al agua por un escaso 0.58% de los votos es un mal sistema.

    En democracia faltan ganas de innovar porque lo suyo seria un sistema por el cual el periodo legislativo dependiese del margen de la victoria: menos del 5% de diferencia, legislatura de 1 año, más del 20%, legislatura de 4 años, etc.

    Quelcom semblant passa a casa. A qui menys l'importa l'abstenció és al conseller de presidència del que depenen les competències de participació. Si el sistema tingués en compte la participació a l'hora de definir la longitud de la legislatura - un 75% de participació, legislatura de 4 anys; un 50% de participció, legislatura d'un any - la cosa canviaria de la nit al dia.  

  3. # Blogger zarevitz

    Me ha gustado mucho el post. No lo he pensado mucho, pero la idea de que la duración máxima de la legislatura dependa del porcentaje de participación me gusta; así se da a la abstención una consecuencia política real.  

  4. # Blogger Alex Guerrero

    Uhm, pero bueno, eso genera un incentivo perverso en los políticos: darte la lata a muerte para que vayas a votar voluntariamnete. Puede ser verdaderamente pesado, de verdad.

    Si lo que queremos es una participación por encima del 95%, para eso hay un sistema implantado en docenas de democracias alrededor del mundo: obligatoriedad del voto, y hay muchos argumentos a favor para ello. Pero es un poco intrusivo, y de eso va el siguiente post.  

Publicar un comentario



Siguenos también en   ADN.es

Sí, ministro


online

Comentarios Recientes

Ciencias Sociales



© 2008 La Moqueta Verde | Blogger Templates by GeckoandFly.
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written Juan March Institute | Check your Email


hoy nos visita...